DULCES: SALVACIÓN DE CHOCOLATE


¿Sabías que originalmente durante las pascuas se regalaban huevos de tortuga o pato decorados con colores brillantes?. Toda la familia se reunía para decorarlos y luego los regalaban a parientes y amigos cercanos. 

Mi abuela, ucraniana y quien llegó a Argentina a raíz de la II guerra mundial, pintaba los huevos de gallina para regalarlos a toda la familia en cada pascua. Me encantaba comer esos huevos, mas que nada por el trabajo que ella hacía sobre sus cascarones.


El chocolate ¿como es que aparece el chocolate en todo esto? El que los huevos se comiencen hacer de chocolate, es una innovación que comenzó a principios del siglo XIX en Alemania y Francia, principalmente. Se hacían macizos, ya que no tenían la técnica de ahuecarlos desarrollada y se decoraban con mas chocolate o azúcar de colores.

Como todos habremos notado, hoy en día, la cosa ha cambiado y no para mejor, ya que los huevitos están hechos con cualquier cosa, menos con cacao, que es la base de todo verdadero chocolate. Para las compañías, lo más importante es hacer rendir económicamente el "producto alimenticio" y no que este sea de calidad. Paseando por las góndolas de los supermercados no he podido encontrar un solo huevito con un solo sello aunque sea, como mínimo. Todos, o la gran mayoría incluyen los 3 sellos negros de:  "Altos en Azúcares", "Altos en Grasas Saturadas" y "Altos en Calorías". 

Hoy, aquí yo les traigo mi forma de innovar, con esta receta que llamé, "Salvación de chocolate". Al ser tan rica, tan sana, crocante  por fuera y cremosa por dentro, de verdad, no tendrá nada que envidiar a aquellos huevos de "chocolate". 

DULCES: SALVACIÓN DE CHOCOLATE

PREP TIME: 30 ' | CATEGORÍA: Vegan | DIFICULTAD:

Es un postre sin lactosa, sin azúcar refinada, puedes hacerlo en solo minutos, usar moldes individuales o  uno grande y ponerle toppings de conejos de pascua si es que hay niños en la mesa. ¡Vamos! Los niños les encanta el chocolate y más si lo decoramos con bonitos diseños. 

Necesitarás


  • 3 moldes de 10 cm de diámetro o 1 rectangular tipo para brownie o 8-10 moldes para Cupcakes de 5 cm de diámetro.
  • 2 ollas mediana y pequeña para baño maría
  • 1 bowl mediano para mezclar
  • 1 espátula de goma


Ingredientes


  • 100 gr. de chocolate semiamargo (ojalá de mas de 55% cacao. Yo usé este de 85% cacao porque me encanta el chocolate amargo, pero si no, puedes usar de 60% o 70% idealmente)
  • 1 y 1/2 cucharadita de mantequilla de almendras (o muele las almendras con un chorrito de agua en tu mini pimer)
  • 1 cucharada de jarabe de agave (o miel)
  • 80 gr. de harina integral o de espelta
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • Extracto de vainilla a gusto
  • 40 ml de aceite vegetal (yo usé de almendras)
  • 125 ml de leche vegetal (yo usé de avena)
  • 1/2 cucharadita de vinagre de manzana
  • 1/4 taza de cacao nibs y pizca de sal de mar (opcional)
  • Además un poco de aceite de coco para engrasar, 2 cucharadas de agave (o miel) y frutos rojos para decorar.

Preparación


  1. Precalentar el horno a 200 C. Picar el chocolate, derretir con la mantequilla de almendras a baño maría y agregar el agave. Engrasar mientras tanto los moldes con el aceite de coco y ponerlos en la heladera.
  2. Para la masa, mezclar la harina con el polvo de hornear, la vainilla, el aceite, la leche y el vinagre, y agregar a la mezcla de harina, la de chocolate mientras que con una cuchara o espátula mezclas para elaborar una masa lisa. Al final agrega los cacao nibs y la pizca de sal de mar a gusto y de forma opcional.
  3. Distribuir la masa sobre los moldecitos enfriados y cocinaren el horno (medio) por solo 7-10 minutos y hasta que los bordes comiencen a desprenderse del molde y se hayan endurecido por fuera. Es muy importante este paso, ya que por dentro deben quedar húmedos y cremosos y por fuera crocantes.
  4. Sacar del horno los moldes y dejar enfriar por 5 minutos. Desmoldar y servir en un plato con frutos rojos y mas jarabe de agave.



IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

© Verde & GourmetMaira Gall